Publicidad

Espa√Īa: la estrategia de la izquierda, las apuestas de la derecha

 Conoce las estarategia de parte y parte de los politicos en espa√Īa.














En abril, el Partido Socialista se juega el gobierno de Espa√Īa enfrent√°ndose a una derecha dividida entre el cl√°sico Partido Popular, Ciudadanos y los extremistas de Vox. ¿Qu√© pasar√° con Podemos? ¿Qu√© pueden aportar las confluencias de izquierda en los municipios y las comunidades aut√≥nomas? ¿C√≥mo operar√° la crisis catalana en el marco electoral? ¿Cu√°les son las «ideas de Espa√Īa» que se ponen en juego? El analista Joan Subirats analiza los clivajes m√°s profundos de la realidad pol√≠tica espa√Īola en esta entrevista exclusiva con Nueva Sociedad.

En las √ļltimas semanas se han producido diversos acontecimientos en Espa√Īa. En primer lugar, una poderosa manifestaci√≥n de la derecha se lanz√≥ contra Pedro S√°nchez por sus negociaciones con los independentistas en Catalu√Īa. Luego, el presidente de gobierno no logr√≥ que se aprobaran sus presupuestos. Finalmente, S√°nchez debi√≥ convocar a elecciones. ¿A qu√© se debe la debilidad del gobierno de S√°nchez? ¿Por qu√© el gobierno del socialismo, que reemplaz√≥ al Partido Popular tras el triunfo de una moci√≥n de censura, no ha logrado sostenerse m√°s en el tiempo?


La situaci√≥n del gobierno de S√°nchez ha sido muy d√©bil desde el principio. La amalgama de apoyos que consigui√≥ para la moci√≥n de censura a Mariano Rajoy fue casi milagrosa. Fue posible, en parte, porque Rajoy no quiso adelantar la moci√≥n. Esto permiti√≥ que los distintos grupos pol√≠ticos se pusieran de acuerdo en destituir a Rajoy. Sin embargo, no estaban de acuerdo en la propuesta alternativa. La situaci√≥n de Catalu√Īa, las tensiones en Podemos, y otra serie de conflictos, llevaban a que los grupos parlamentarios solo tuviesen un acuerdo: el de la destituci√≥n de Rajoy. En definitiva, de lo que se trat√≥ fue de eso: de destituir a Rajoy m√°s que de apoyar a S√°nchez. Por lo tanto, el presidente socialista siempre estuvo debilitado.

























Sin embargo, con un Partido Popular desacreditado por la corrupci√≥n y el ajuste, adem√°s de por su err√°tica gesti√≥n de la situaci√≥n catalana, parec√≠a que S√°nchez (habi√©ndose deshecho de Susana D√≠az y del sector m√°s derechista de PSOE) ten√≠a alg√ļn tipo de posibilidad de construir un consenso mayor. ¿Qu√© lo afect√≥ en el camino?

Creo que, en este punto, el conflicto de Catalu√Īa tuvo mucho peso. La posici√≥n de S√°nchez, que es partidario del di√°logo, contrasta con la postura de los barones territoriales del PSOE, que tienen una idea de Espa√Īa que confunde igualdad con homogeneidad. Desde la perspectiva de los barones, tratar de manera distinta una realidad que es muy diversa no forma parte de las opciones a evaluar o tener en cuenta. El Partido Popular ha utilizado el caso catal√°n desde hace muchos a√Īos para reforzar su posici√≥n pol√≠tica. Adem√°s, le sirvi√≥ para desviar la atenci√≥n p√ļblica de los hechos de corrupci√≥n que lo involucraban. A todo esto, hay que a√Īadir la aparici√≥n de Ciudadanos, un partido que nace en Catalu√Īa en la lucha contra el proceso soberanista. Al formarse una coalici√≥n entre el Partido Popular y Ciudadanos, logran aprovechar las debilidades que genera el caso catal√°n atacando al Partido Socialista dirigido por S√°nchez que se acerca a la idea de una Espa√Īa plurinacional, pero sin acabar de definirse. En este sentido, el Partido Popular, junto a Ciudadanos, ha sabido manejar esa tensi√≥n para erosionar al Partido Socialista y usar la debilidad de Podemos. Esto tambi√©n debilit√≥ a Podemos, que apunta m√°s claramente a un modelo plurinacional, y eso tambi√©n le genera sus propias contradicciones.


Publicar un comentario

0 Comentarios