EspaƱa: la estrategia de la izquierda, las apuestas de la derecha

 Conoce las estarategia de parte y parte de los politicos en espaƱa.














En abril, el Partido Socialista se juega el gobierno de EspaƱa enfrentĆ”ndose a una derecha dividida entre el clĆ”sico Partido Popular, Ciudadanos y los extremistas de Vox. ¿QuĆ© pasarĆ” con Podemos? ¿QuĆ© pueden aportar las confluencias de izquierda en los municipios y las comunidades autĆ³nomas? ¿CĆ³mo operarĆ” la crisis catalana en el marco electoral? ¿CuĆ”les son las «ideas de EspaƱa» que se ponen en juego? El analista Joan Subirats analiza los clivajes mĆ”s profundos de la realidad polĆ­tica espaƱola en esta entrevista exclusiva con Nueva Sociedad.

En las Ćŗltimas semanas se han producido diversos acontecimientos en EspaƱa. En primer lugar, una poderosa manifestaciĆ³n de la derecha se lanzĆ³ contra Pedro SĆ”nchez por sus negociaciones con los independentistas en CataluƱa. Luego, el presidente de gobierno no logrĆ³ que se aprobaran sus presupuestos. Finalmente, SĆ”nchez debiĆ³ convocar a elecciones. ¿A quĆ© se debe la debilidad del gobierno de SĆ”nchez? ¿Por quĆ© el gobierno del socialismo, que reemplazĆ³ al Partido Popular tras el triunfo de una mociĆ³n de censura, no ha logrado sostenerse mĆ”s en el tiempo?


La situaciĆ³n del gobierno de SĆ”nchez ha sido muy dĆ©bil desde el principio. La amalgama de apoyos que consiguiĆ³ para la mociĆ³n de censura a Mariano Rajoy fue casi milagrosa. Fue posible, en parte, porque Rajoy no quiso adelantar la mociĆ³n. Esto permitiĆ³ que los distintos grupos polĆ­ticos se pusieran de acuerdo en destituir a Rajoy. Sin embargo, no estaban de acuerdo en la propuesta alternativa. La situaciĆ³n de CataluƱa, las tensiones en Podemos, y otra serie de conflictos, llevaban a que los grupos parlamentarios solo tuviesen un acuerdo: el de la destituciĆ³n de Rajoy. En definitiva, de lo que se tratĆ³ fue de eso: de destituir a Rajoy mĆ”s que de apoyar a SĆ”nchez. Por lo tanto, el presidente socialista siempre estuvo debilitado.

























Sin embargo, con un Partido Popular desacreditado por la corrupciĆ³n y el ajuste, ademĆ”s de por su errĆ”tica gestiĆ³n de la situaciĆ³n catalana, parecĆ­a que SĆ”nchez (habiĆ©ndose deshecho de Susana DĆ­az y del sector mĆ”s derechista de PSOE) tenĆ­a algĆŗn tipo de posibilidad de construir un consenso mayor. ¿QuĆ© lo afectĆ³ en el camino?

Creo que, en este punto, el conflicto de CataluƱa tuvo mucho peso. La posiciĆ³n de SĆ”nchez, que es partidario del diĆ”logo, contrasta con la postura de los barones territoriales del PSOE, que tienen una idea de EspaƱa que confunde igualdad con homogeneidad. Desde la perspectiva de los barones, tratar de manera distinta una realidad que es muy diversa no forma parte de las opciones a evaluar o tener en cuenta. El Partido Popular ha utilizado el caso catalĆ”n desde hace muchos aƱos para reforzar su posiciĆ³n polĆ­tica. AdemĆ”s, le sirviĆ³ para desviar la atenciĆ³n pĆŗblica de los hechos de corrupciĆ³n que lo involucraban. A todo esto, hay que aƱadir la apariciĆ³n de Ciudadanos, un partido que nace en CataluƱa en la lucha contra el proceso soberanista. Al formarse una coaliciĆ³n entre el Partido Popular y Ciudadanos, logran aprovechar las debilidades que genera el caso catalĆ”n atacando al Partido Socialista dirigido por SĆ”nchez que se acerca a la idea de una EspaƱa plurinacional, pero sin acabar de definirse. En este sentido, el Partido Popular, junto a Ciudadanos, ha sabido manejar esa tensiĆ³n para erosionar al Partido Socialista y usar la debilidad de Podemos. Esto tambiĆ©n debilitĆ³ a Podemos, que apunta mĆ”s claramente a un modelo plurinacional, y eso tambiĆ©n le genera sus propias contradicciones.


Publicar un comentario

0 Comentarios